VIDRIO FOTOCATÁLISIS

Es una tecnología innovadora con aplicaciones prácticas como cristales de ventanas, espejos, parabrisas de automóviles, etc. El vidrio recubierto de dióxido de titanio tiene una excelente actividad de fotocatálisis gracias a la irradiación de la luz durante prolongados periodos de tiempo.

El TiO2 tiene una capacidad de oxidación extremadamente fuerte y por lo tanto es capaz de descomponer diversos tipos de materia orgánica en contacto con el mismo. Diferentes contaminantes orgánicos como NOx, SOx, CO y VCO’s, mediante fotocatálisis,  son transformados a compuestos mucho menos agresivos o inertes. Estos resultados avalan una mayor durabilidad y transparencia de los sustratos recubiertos.

Adicionalmente, el uso de fotocatálisis con TiO2 genera paralelamente un comportamiento hidrofílico de la superficie de estos materiales, por lo tanto, los contaminantes adheridos a la superficie y otras sustancias pueden ser fácilmente eliminados de la superficie con agua.

Los sustratos de vidrio recubiertos con fotocatálisis TiO2, bajo la luz ultravioleta por débil que sea en ambientes de vida, tienen una capacidad autolimpiante relacionadas con la capacidad de degradación e incluso mineralización de compuestos orgánicos presentes en el aire -como el amoníaco, el acetaldehído, el sulfuro de hidrógeno y la fuente del mal olor, como el metil mercaptano-.

La acción fotocatalítica generada por el nuestro producto une2, debido principalmente al dióxido de Titanio líquido (SOL) dispersado con un tamaño medio de los cristales de nanopartículas de 5~8 nm destaca por su buena actividad y durabilidad, para exteriores de vidrio de edificios (sin abrasión) la vida del revestimiento puede ser de hasta más de 7 años.

Para el vidrio interior (con la abrasión suave normal), la vida del revestimiento debe ser alrededor de 5 años. Para el vidrio comercial (con frecuencia abrasión y limpieza, la vida es más corta alrededor de 2 años o menos.

Aproximadamente con 1 litro de producto une2 puede cubrir a 120 ~ 160 metros cuadrados dependiendo de la técnica de recubrimiento.

Otra de las acciones principales es la función antibacteriana, es decir, las bacterias que entran en contacto con la superficie recubierta con Tio2 quedarán esterilizadas por los daños a las membranas celulares.

Para finalizar mencionar que mejorará el aspecto del recubrimiento, la adhesividad, resistencia al clima, al calor, los álcalis, los productos químicos orgánicos, la humedad, la  propiedad aislante y la resistencia a la abrasión formando un revestimiento de mayor dureza.